Cómo hacer un invernadero casero - Agroingenia Canarias

Aprende en este post cómo hacer un invernadero casero y sácale el mayor provecho a tus cultivos. Cultivar resulta una tarea difícil porque se necesitan controlar diversas condiciones ambientales como la luz, la tierra y el agua para obtener excelentes resultados. Sin embargo, más allá  del cuidado y la atención, intervienen múltiples factores en la producción, los cuales afectan la cantidad y calidad de los cultivos.

Para evitar estos problemas, te enseñaremos paso a paso cómo hacer un invernadero casero. Los invernaderos son un espacio cerrado diseñado para crear condiciones climáticas artificiales, conocido como microclimas, que proporcionen una mejor productividad, disminuyendo los costes y el tiempo de elaboración.

Consejos antes de colocar el invernadero

Con frecuencia, los invernaderos son fabricados con materiales metálicos y plásticos, pero no solamente debes prestar atención a estos elementos, también es importante evaluar previamente los siguientes puntos para asegurar el éxito de tu producción.

  • Determina la ubicación. Aunque dentro del invernadero es posible crear microclimas, sácale el mayor provecho a los recursos naturales. Asegúrate de que reciba unas 6 horas de luz al día, preferiblemente el sol de la mañana. La luz solar estimula las condiciones del cultivo y disminuye los costes de producción.
  • Evalúa la humedad: Las plantas logran un correcto crecimiento con una humedad relativa del 45% al 60%. Si el espacio seleccionado supera estas medidas, cambia de sector, porque una humedad superior favorece la propagación de hongos, insectos y plagas.
  • Ventilación: En el diseño de tu invernadero incluye puertas y ventanas para bajar la temperatura durante las épocas más frías y permitir mejor ventilación para las plantas. Instala mosquiteros con el fin de evitar la entrada de insectos. Si observas que la temperatura causa estragos en tus plantas, instala ventiladores o calefactores para controlar el clima interno.
  • Temperatura: Los invernaderos permiten cultivar gran variedad de plantas si la temperatura oscila entre 25° a 15°. Si ubicas el invernadero en una zona que descienda por debajo de los 15°, el crecimiento de tus plantas podría afectarse. En este caso, regula la temperatura con los siguientes consejos:
  • Baja la temperatura abriendo las puertas y ventanas durante la noche.
  • Llena jarras plásticas con agua y colócalas cerca de las plantas. Durante el día se calentarán, manteniendo su calor y esparciéndolo al llegar la noche.

Paso a paso: cómo hacer un invernadero casero con techo abierto

El invernadero de techo abierto se considera una de las opciones más empleadas por los agricultores. La razón es que logra una ventilación continua y accesible a la estructura, sin perjudicar ninguna de las plantas porque disminuye las corrientes de aire. Su techo permite mayor entrada de luz y durante las noches ayuda a bajar la temperatura. Para construirlo, sigue detalladamente las siguientes instrucciones:

 Materiales

  • Láminas de policarbonato rígido
  • Vigas de Madera
  • Bloques de hormigón
  • Ladrillos
  • Cemento
  • Arena
  • Tubos de hierros o acero
  • Brazos de proyección
  • Taladro
  • Martillo
  • Rastrillo
  • Pala

Instrucciones:

  1. Comienza por limpiar el área donde ubicarás el invernadero. Elimina la maleza y residuos.
  2. Determina el tamaño del invernadero y marca con estambre la forma escogida. El tamaño quedará a tu elección, pero recomendamos que la estructura sea mayor al metro y medio de ancho y de forma rectangular para que cuentes con suficiente espacio para trabajar dentro del invernadero.
  3. En cada una de las esquinas previamente marcadas, realiza cuatro hoyos para crear los cimientos. Deben tener una profundidad de unos 50 cm por 50 cm de ancho. Coloca un bloque de hormigón de unos 40 x 40 cm dentro del hoyo para reforzar y dar mayor soporte al área.
  4. Después de colocar el bloque de hormigón, inserta el tubo de hierro o acero y rellena el hueco con gravilla, cemento y arena.
  5. Realiza otros cuatro hoyos, pero en el centro de los laterales para colocar los postes de madera. Igualmente, deberás rellenar los hoyos con gravilla, cemento y arena.
  6. Al colocar todas las bases, realiza una pequeña zanja de 5 cm de profundidad y 10 de ancho por fuera de la estructura para evitar el ingreso de roedores. Rellena la zanja con cemento y coloca una fila de ladrillos alrededor de toda la estructura, menos donde vayas a ubicar la puerta.
  7. Con los pilares anclados al suelo, procede a colocar los arcos para el techo. Únelos a cada base paralela para formar un techo ovalado.
  8. Fija la estructura con listones de madera. Ubícalos en los laterales y en parte del techo para crear el armazón.
  9. Donde hayas decidido colocar la puerta ubica el marco. Se recomienda crear dos salidas en el invernadero, así durante las épocas calurosas podrás abrir ambas puertas para conseguir una mayor entrada de aire.
  10. Ahora deberás ensamblar el techo. En este caso, los arcos metálicos crean una estructura ovalada formando techos semicirculares. Aunque puedes mantenerlo así, recomendamos crear una cubierta a dos aguas, que consiste en colocar dos faldones inclinados en descendente, impidiendo que el agua se quede estancada durante los tiempos de lluvia. Comienza por calcular el ascenso del techo para conocer la inclinación de cada viga. La inclinación debe encontrarse entre 25 a 45 grados.
  11. Cortas las vigas de madera y atorníllalas a las bases. Deberás crear 3 pares de vigas de madera para formar el armazón del invernadero. Une las vigas en el medio para formar el techo a dos aguas. Respeta la inclinación establecida para obtener una estructura uniforme y robusta.
  12. Al finalizar la construcción del armazón, inserta la cubierta seleccionada. Recomendamos utilizar láminas de policarbonato rígido con grosor de 6 cm, porque es resistente ante impactos y bajas temperatura, además de ser transparente, logrando una mayor entrada de luz. Empieza por colocar las placas alrededor de las bases para formar las paredes.
  13. Para el área del techo, crea marcos de madera del mismo grosor que las vigas para insertar las láminas de policarbonato rígido y crear el techo abierto. En el área de las vigas del techo, instala los brazos de proyección y conéctalos a los marcos de madera para lograr la abertura del techo cuando desees.

Ahora que ya sabes cómo hacer un invernadero casero podrás controlar con mayor facilidad la producción de tus cultivos. Utilízalo principalmente para germinar diferentes tipos de semillas y proteger las plantas más vulnerables a los cambios climáticos. Te recomendamos que instales dentro del invernadero un sistema de riego, así mantendrás el correcto crecimiento de tus plantas y facilitarás parte de tus tareas.

Si te ha gustado, comparte! Así conseguirás que otros usuarios disfruten también de este artículo.
Simple Share Buttons