Proyectos de muros de contención: Ingeniería constructiva - Agroingenia Canarias

Llevar a cabo el cálculo, diseño y redacción de proyectos de muros de contención, es parte de lo que el equipo de Agroingenia puede ofrecerte en asesoría de ingeniería. Un muro de contención, es aquel que se construye para evitar empujes de tierra, retener agua y también líquidos. Tienen la función de cerramiento y generalmente están construidos en hormigón impermeable. ¡Aunque los hay de muchos tipos y materiales!

Se debe tener especial cuidado en los cálculos de las masas que soportarán  y tener en cuenta que no solo deben soportar empuje horizontal. De tal manera, que la altura y el peso del muro juegan un papel importante. Nuestros expertos determinarán cual será el muro más apropiado de acuerdo a su función`. Por ejemplo, en caso de retención de líquidos lo mejor es emplear un hormigón continuo y así ganar total impermeabilización.

Las fuerzas implementadas a nivel horizontal dependen en gran medida de las masas de las tierras y del tipo de suelo. Además, de la cantidad de líquido que se pretende retener.  La estabilidad del muro dependerá de las fuerzas que se empleen para retener los empujes tanto horizontales como verticales. Estos últimos deben ser implementados con el uso de pilares o columnas.

 

El material de los muros de contención depende del tipo de tierra a retener

 

Los materiales empleados para un muro de contención pueden ser de hormigón armado o mampostería.  Todo dependerá del uso que le vayamos a dar, por eso si el objetivo es retención de tierras o líquidos, lo mejor es optar por un hormigón continuo, como mencionamos con anterioridad.

Los muros de contención disponen de varios diseños, los cuales son los siguientes:

  • Muros sin talón: Este tipo de muro de contención solo utiliza su peso para evitar que las fuerzas de tierras logren un deslizamiento. Tienden a tener un mayor nivel en la puntera de la zapata.
  • Muros con talón: En este tipo de muros se debe sobrepasar el nivel de la edificación, lo cual permite una mejor estabilidad.
  • Muros con talón y punta: Al igual que el muro con talón, en estos casos debe sobrepasar el tamaño de la edificación.

En la construcción de un muro de contención conviene tener un centro de gravedad bajo. Por ello se aplica la técnica de inclinación de la cara exterior, en vez de hacer un muro grueso en su totalidad. El plano inclinado o escarpa permite una mejor base.

¡No dejes en manos inexpertas el diseño y cálculo de proyectos de muro de contención!. Nosotros en Agroingenia nos encargaremos de ello, formulando cada cálculo de forma exacta, planificando cuanto peso puede soportar y además, planteando los materiales adecuados para el tipo de suelo.

Si te ha gustado, comparte! Así conseguirás que otros usuarios disfruten también de este artículo.
Simple Share Buttons